Muchos de nuestros clientes acuden a nosotros pidiendo “una nueva marca”. Pero, por lo general, lo que nos están pidiendo es un nuevo logotipo.

La mayoría piensa que la marca comienza y termina en el logotipo y que una vez que tienen el nombre de negocio y un logotipo, pueden pegarlo debajo de su firma de correo electrónico, ponerlo en su sitio web y ¡ MAGIA ¡ ya tienen su brand en el mercado.

Gran parte de nuestro trabajo consiste en hacerles comprender que una marca es más que un logo o la elección de un nombre.

La Brand es construir una relación con los clientes


Para construir una Brand se le deben asociar unas características que sean atractivas para las personas a las que se quiere dirigir. Estas características deben ser, idealmente características humanas relacionadas con la personalidad.

Todo esto es lo que se define como personalidad de una marca. Se trata de pensar en una marca como si fuera una persona. Y trabajar para describir a esa persona y cómo sería establecer una relación con él / ella.

¿Cómo se describiría entonces una brand con adjetivos o rasgos personales?. Hay que pensar en una brand como la relación que tenemos con un amigo o con un colega de confianza. Hay que establecer una relación con la brand que se desea que continúe, que mejore y que resista con el paso del tiempo.

Las relaciones no suceden de la noche a la mañana. Se construyen con el tiempo. Con una educación constante, con un mensaje claro y fiel a la misión del negocio, es como se forman las relaciones y la brand se fortalece cada vez más.

Entonces, si una brand no es un logotipo, ¿qué es?


Son muchos los elementos de una brand que definen a cada empresa: es el logotipo, el color y las fuentes, el lugar físico de trabajo, es también el personal de la empresa, la forma de comunicarse, la misión del negocio, la forma de prestar los servicios, la comprensión total de los clientes a los que se dirige, y un largo etc.

Una brand son todos y cada uno de los componentes que representan a una empresa. Para reforzar la relación con una brand se necesita un trabajo muy duro, con mucha atención a la estrategia de marketing y mucha dedicación. Simplemente rellenando los espacios en blanco de los elementos de una brand no se creará una relación duradera con los clientes.

Entonces, ¿qué es un logotipo?


Un logotipo es un elemento importante de la identidad de marca de una empresa. Es es lo que ayuda con el reconocimiento, la diferenciación y el recuerdo de una marca. Un logotipo es una forma de expresar parte de la esencia y características de una marca, pero no representa ni ilustra todo sobre ella.

Según Jacob Cass, un gran diseñador gráfico, hay cinco características que hacen que un logotipo sea efectivo y que ayude a diferenciarse de la competencia: debe ser simple, memorable, versátil, apropiado y atemporal.

¿Qué es más importante, el logotipo o la brand?


Sin dudarlo, la brand. Es importante tener un logotipo atractivo, pero una brand sólida es más importante si se está tratando de posicionar una empresa. En definitiva, lo que la gente piensa y siente acerca de su empresa, es lo que impacta el éxito de su negocio.

Algunas empresas tienen un logotipo muy reconocible pero los clientes no tienen respeto por la experiencia personal que han tenido con esta empresa. Sin embargo, es probable que haya algunas empresas con las que se relacionan porque adoran su producto o servicio, pero no puede recordar cómo es su logotipo. Es decir, se acuerdan por la experiencia que han vivido al consumir el producto o servicio.

La brand y el logotipo realmente van de la mano siempre que se comprenda la diferencia entre ellos. Un logotipo es la punta del iceberg de la brand. Son parte de la marca y, muy a menudo, el componente más visible. Pero son solo el pequeño porcentaje que se muestra sobre la línea de flotación del iceberg.