Platón escribió: “lo que no tiene nombre es lo que no existe o no debería existir”, es cierto que los nombres son importantísimos para poder entendernos con los demás, ya que son las palabras con las que designamos a todo lo que nos rodea.

 

¿Qué es el Naming?

 

Es el proceso de crear un nombre para nuestra marca.

Un nombre te define, te da personalidad y te diferencia. El nombre es como la puerta que abre el universo simbólico de la marca.

El verdadero valor de un nombre se construirá con el día a día en todos los mensajes que enviemos a nuestra audiencia o cada vez que interactuemos con ella.

 

Características de un buen nombre

 

Por lo general se da mucho valor a la originalidad de un nombre porque es lo que te hará ser más recordado, pero también hay que tener en cuenta otros factores:

 

1-. Breve: Un nombre corto es más fácil de recordar y, normalmente , de pronunciar.

 

2-. Sonoro: Hay palabras que suenan mejor que otras y resultan más agradables. Es preferible evitar las “K”, “Y” y las “Z”.

 

3-. Pronunciable: Si tenemos un nombre muy chulo, pero todo el mundo lo va a decir mal… no interesa.

 

4-. Recordable: En este punto existe una pugna ente los nombres descriptivos y los inventados. Los descriptivos son más sencillos de entender y de vincular, pero pierden chispa. Y con los inventados pasa lo contrario, sorprenden pero se tarda más en asociarlo. En el caso de no tener un gran presupuesto para hacer branding es mejor optar por los descriptivos.

 

5-. Original: Es el Santo Grial de cualquier nombre, sin embargo, no debemos confundir originalidad con complejidad. Si el nombre es enrevesado no vale.

 

6-. Internacional: Si tu marca va a estar presente en varios países, debes tener cuidado con las palabras elegidas, no deben tener connotaciones negativas. No pienses que esto sólo le ocurre a multinacionales.

 

7-. Positivo: Si el nombre tiene connotaciones positivas de por si, resultara más agradable.

 

8-. Disponibilidad legal: Este punto es muy importante, no sólo vale con tener libre el dominio, tampoco debe estar registrado por otra persona.

 

Estrategia paso a paso cara conseguir el “Naming” perfecto

 

Es complicado encontrar un nombre chulo, sencillo de recordar y que la gente vincule con nuestra temática. Pero como no sabemos en que momento llegará la inspiración, mejor te explicamos qué debes hacer para encontrar un buen nombre:

 

-Decide quien trabaja contigo

Lo primero es definir quién o quienes van a tomar la decisión final, si no llegáis a un acuerdo, alguien deberá ser el encargado de decidir.

 

-Analiza la competencia

Revisa los nombre que usa tu competencia y los valores con los que lo vincula. Se trata de entender cómo han trabajado el naming en tu sector.

 

-Simbología de tu propuesta de valor

No sólo vas a escoger un nombre, vas a poner el punto de partida de la construcción de tu marca. Coge tu propuesta de valor, que es la base de tu oferta y lo que te diferencia de tu competencia, y extrae las cualidades que te identifican. Ahora se trata de buscar palabras que se asocien con estas cualidades.

 

-Tipos de nombre

Existen diversas maneras de construir un nombre, por ejemplo: acrónimos, siglas, motes, unir partes de palabras, reducciones, asociaciones, otros idiomas…todo esto son ideas de naming para que tengas el mayor volumen de recursos cuando te enfrentes a crear el nombre. Aunque también el objetivo es que no siempre los nombres salen por asociación, échale imaginación.

 

-Lluvia de ideas

De aquí es posible que no surja el nombre, de lo que se trata es de desarrollar la creatividad y sacar ideas, no deben existir filtros, se trata de decir lo que sea aunque parezca una chorrada en un principio.

 

-Combinaciones

Las combinaciones que hagáis de los nombres os llevarán a otros y estos, a otros más. No pasa nada, el momento de cribar llegará después.

 

-Filtro

Crea un excell con todos los parámetros que vimos antes (brevedad, sonoridad, etc.) y el listado de nombres. Y poco a poco, examina todas las opciones que tienes. Pronto verás que la amplia mayoría no tienen sentido y la lista se irá reduciendo.

Lo ideal es que te quedes con unos 10 nombres.

 

-Recrea un contexto real

Se trata de que crees frases reales de tu día a día en el que aparezca el nombre de la marca. Escuchar el nombre en una situación real te permitirá ver si encaja de forma correcta.

 

-Revisión legal

Si el nombre esta ya registrado, olvídate.

Con el dominio se pueden buscar soluciones. Sin embargo debes ver quién ocupa el dominio real y qué tipo de negocio realiza.. Si no tiene nada que ver y ese nombre te encanta puedes seguir adelante, pero si es del mismo sector o tiene alguna connotación negativa, descártalo.

 

Con todas las ideas de naming que te hemos dado y ahora que conoces el proceso paso a paso, solo te queda ponerte a trabajar.

Ten en cuenta que es posible que a la primera no funcione. No te desesperes, espera unos días y luego vuelve a intentarlo.

 

¡¡¡A buscar nombre!!!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This